sábado, 4 de junio de 2016

Diario (1)

Mi psicóloga dice que soy inestable. Yo pienso que sus conjeturas son basura. Honestamente, a veces me gustaría patear su escritorio y gritarle a la cara que es una perra ignorante. 
A la mierda.
Uno trata de salir adelante, de levantarse todas las mañanas y adecentarse un poco, de aparentar cordura para resultar "respetable" ante las miradas hipócritas del mundo exterior, de fingir ciertas sonrisas de entusiasmo y alegría, de ser humano; lo necesario para sobrevivir pero no demasiado para volverse idiota, y personas como mi psicóloga, sanguijuelas con diploma y un consultorio mezquino, se encargan a diario de derribar mis esfuerzos. 
En serio, a la mierda.
En otras noticias... mi corazón anda un poco intranquilo últimamente. Tengo mis hipótesis sobre su inquietud y sus sobresaltos, pero no quiero pensar demasiado en ello, siempre llego a conclusiones azarosas. 
Por último, quiero decir que extraño a *******; lo extraño muchísimo. Quisiera que estuviera aquí, conmigo, así podría abrazarlo y acariciar su cabello.
En serio, maldita sea mi vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario