lunes, 3 de septiembre de 2012

Odio Mi Vida

Odio mi vida, !Dios cómo odio vivir! Juro que cuando tenga un revolver en mis manos lo primero que hago es meterme una bala en la sien.
Hace cuatro, casi cinco años que vivo como un vegetal, o como una anciana en un geriátrico, esto es horrible, es lo peor que le puede tocar a un chico de 19 años. Es un calvario, no puedo pensar en otra palabra que exprese mi descontento y desilusión
No tengo amigos, nunca tuve pareja, lo cual indica que tampoco tuve sexo, no salgo, no me compro cosas, me paso los días comiendo, durmiendo y hablando con mi madre sobre asuntos de poca importancia y nula trascendencia. 
Así son las cosas damas y caballeros. Admito que estoy acostumbrado, ya son cuatro años, pero al principio solía perder la cordura, tuve que tomar medicación para la depresión y para los impulsos suicidas. Es una vida dura, difícil, aburrida, insípida, vacía y aburrida, pero es lo que me tocó, este soy yo, no puedo imaginarme hablando cara a cara con alguien de mi edad, en serio, eso es algo que está fuera de mis limites, no puedo mantener una conversación civilizada con nadie. Vivo sin socializar, apenas pronuncio una palabra en la universidad, la gente habla a mi alrededor, murmuran, gritan, ríen, yo me limito a escucharlos y a ver lo felices que son. Lo único que me queda por hacer es odiar lo que nunca voy a tener, funciona como un mecanismo de defensa, y tengo que confesarlo, es bastante útil. Soy una de esas personas que nacen, viven y mueren solas, no estoy hecho para la amistad y mucho menos para el amor. Al principio entristece aceptarlo pero a medida que pasa el tiempo comprendes que las cosas no van a cambiar, simplemente siguen y siguen su curso, a veces empeoran, pero nunca terminan. 
No voy a matar a nadie, lo que quiero es regalarle una cantidad decente de plomo a mi cerebro para terminar con esta tortura, dormir no es suficiente, no me alcanza.
Supongo que no soy una persona valiosa o importante como para tener amigos, entiendo esa parte, siempre fue así y así será hasta el final de mis días.
Te cuento un secreto: empecé este Blog porque soy demasiado inseguro y necesito la aprobación constante de alguien para sentirme bien. Esto es todo lo que tengo, mis cuentos y las tonterías que escribo son lo único que hago con entusiasmo y alegría, me mantienen despierto, si consigo que una sola persona lea algo que yo escribí y me exprese su satisfacción seré feliz durante las próximas 24 horas.
Hasta que encuentre el coraje necesario para terminar con mi existencia tengo pensado seguir escribiendo, es una promesa.

3 comentarios:

  1. No seas bolud*! la vida es una mierda, pero no tanto.

    Perdón que sea tan directo, pero ponete a pensar de que hay un montón de gente igual a vos. O sea yo soy un gil también de 19 años que nunca tuve amigos, mucho menos pareja, sexo menos, tampoco salgo de mi jodida casa, no voy de compras y me paso todo el puto día dibujando y escuchando musica. 5 años de lo mismo.

    También un inseguro que no habla con nadie, donde en la universidad todos me miran como un asesino o que se yo.

    Ahora, estoy estudiando 50km lejos de mi casa, viajando cuatro horas al día, y me contento de fumar mientras espero el colectivo. Y de caminar por las calles sin que nadie me diga nada.

    Se que es una pelotudes lo que digo, pero caminar todos los días solo y sin hacer nada, es genial.

    Así que seguí escribiendo y nada. Somos muchos los que estamos en tu mismo estado. El problema es que nunca solemos hablar, ni siquiera entre nosotros mismos.

    Y vengo de T!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el mensaje visitante anónimo de Taringa!

      No creo que tu punto de vista sea una pelotudez, en parte lo entiendo y lo comparto, el problema nace cuando la soledad se transforma en angustia y dolor. Me gusta mi soledad siempre y cuando no sea en exceso, ningún extremo es bueno...

      Gracias de nuevo por responder a la entrada, me pone muy contento ver que alguien se toma el tiempo y la gentileza de leer algo que yo escribí.

      Suerte!!!

      Eliminar
  2. No quiero iniciar un estúpido juego de coincidencias pero uno de tus puntos ha revelado de forma sencilla mi vida, el porque de las cosas que hago. Yo nunca podría volar un edificio y no mirar atrás, a las reacciones de la gente, ni acallar mi ansiedad por comprar el diario al día siguiente para ver las repercusiones, ni ocultar mi desilusión al ver como un triste cuadrito de texto sin foto hace eco de mis actos.
    Es algo que por más que trate de restarle importancia, es lo que más me importa. Ese aplauso visual que provoca ver un comentario escrito sobre un lugar inhóspito, uno que clamamos mil veces ser privado mas nos morimos de ganas que alguien venga a calentarse de nuestro fuego y decirnos antes de irse que tal estuvo. Esa gota de impulso y seguridad que es la "aprobación" de caballerizos desconocidos, marcados por un voto de objetividad y buen gusto. Esos que pensamos tienen la última palabra, y si les gustó lo que escribimos, hemos de sentirnos dioses imposibles en el marco de grandes festividades rítmicas. Releyendo y buscando explicaciones a tanto afecto desinteresado; jamás estaremos preparados para una daga casual que nos arrebate ese buen respirar que nos viene cada tanto.

    Este artículo tiene poco menos de un año, no sé que sentirás ahora, pero yo sé que no hiciste tal despilfarro no porque seas cobarde, sino porque tenés la esperanza de que algún día algo entre por la puerta de tu mundo y te acompañe a nadar en pelotas por los lagunas mentales de tu imaginación. Quizás ya llegó, quizás todavía esté en camino, pero mientras lo esperes seguirás quejándote de que no llegó.

    No te conozco ni un poco, igualmente yo no conozco a nadie, pero como me has cautivado con tu blog. Yo también escribo, lamentablemente soy demasiado pudoroso para pasarle el blog a alguien, es así como te escribo desde el anonimato donde el misterio es más dulce y los hombres cometemos grandes actos de valentía y coraje descarado.
    Sé que es raro decirlo, más para vos recibirlo, pero te quiero y tendría sexo apasionado con vos (aunque no sepa que corno hacer realmente) para después hablar un poco de la poca literatura que conozcamos. Me siento feliz de haberte encontrado, alguien como vos, todavía con vida, en este mundo.
    Y si pensás que soy un enfermo, estarías en lo cierto; no me importa, sólo tenía unas ganas pelotudas de escribirlo.

    ResponderEliminar