miércoles, 29 de agosto de 2012

Signos De Vida y Muerte

"Vivir es una experiencia irrepetible y perfecta, no desperdicies un regalo tan preciado"



No es tan malo envejecer, en cierto modo es algo bueno, quiere decir que estás viviendo, ganar años es sinónimo de progreso aunque también significa que con cada vela en la torta la muerte se acerca un poquito más, el destino final y definitivo que le espera a todo ser viviente es ineludible. Cuando uno es pequeño no puede esperar para su cumpleaños, los regalos, la fiesta, la comida, la familia, los amigos, todas esas cosas que adornan la escena con un toque particularmente bello se guardan en lo profundo de tu cerebro, en un rincón llamado memoria para ser exactos. Con el pasar de los años los regalos comienzan a disminuir tanto en cantidad como en calidad, la comida adquiere un sabor diferente, y por supuesto, las fiestas ya no son las mismas, porque faltan familiares para la foto. Las personas que conoces envejecen, algunas cambian drásticamente su forma de ser, enferman, sanan, el ciclo se repite una y otra vez hasta que finalmente dejan de existir debido al inevitable deterioro biológicoAbuelos, tíos, primos, hermanos, padres, hijos, nietos, conocidos, amigos, amores: todos van a morir un día, lo único que podes hacer es sentarte y esperar.
No llores por la muerte, su presencia perturba y genera incertidumbre pero también le otorga un valor invaluable a tu existencia. Si la muerte es el final, el punto sin retorno, entonces no tiene sentido tratar de escapar a sus garras, tenes que aceptarla, mirarla a los ojos, extender los brazos y abrazarla con todas tus fuerzas.
Estás diseñado para vivir y morir, y si así son las cosas, ¿Quién sos vos para discutir?
Extraño a mis amigos, a ciertos miembros de la familia, gente que conocí durante mi estadía en este mundo, gente realmente maravillosa que ya no está. 
Mientras más avanzo hacia el futuro más gente queda sepultada en el pasado, y no puedo detener este viaje, simplemente sigue su curso, sé muy bien que un día me tocará saciar el hambre de vida que atormenta a la parca, no tengo otra opción que seguir adelante.
Quisiera sentir las manos tibias de mi madre acariciando mis mejillas, escuchar su voz, ver a mi papá otra vez, preguntarle tantas cosas. 





Una cruz en el calendario, otro día nace y muere, ¿Cuántos individuos fallecieron durante las últimas 24 horas? Presiento que muchos, ya sabes: accidentes, homicidios, enfermedades, vejez, etc. Pero vos seguís respirando, tu fiel corazón late y late, todos pueden oír tu voz, podes hacer lo que quieras, en cierto modo sos la persona más afortunada del universo.

El tiempo no existe realmente, tampoco el pasado ni el futuro, lo único real es el presente, todo permanece detenido en este preciso momento.
No quiero arruinarte el final, pero seamos honestos...ya sabes cual es.
Una vez más buscas en ese rincón de tu cerebro llamado memoria, cerras los ojos de par en par, buscas y buscas sin cesar, con entusiasmo y anhelo presientes que el momento se acerca, se aproxima lentamente como un huracán, ese "momento" del que todo el mundo habla, te cuesta creer que esta vez sos vos al que le toca.
Veamos entonces, ¿Qué encontraste? Un cumpleaños cualquiera, una fiesta, un placentero viaje en auto por la ciudad, esas vacaciones en familia que se pasaron volando, o ese día donde algo te cambió para siempre, quizás cuando te dijeron que todos vamos a morir.
Lo que nadie te dijo es que no hay un final, no hay muerte, solo hay comienzo, la muerte de algo tan maravilloso como una estrella da comienzo a toda clase de posibilidades cósmicas que afectan y alteran el universo, el fin siempre está conectado al principio. 
Vas a morir, pero tu especie seguirá viviendo, no importa cuanta muerte y oscuridad nublen la tierra, siempre hay un comienzo, siempre.
¿Sabes porqué? Porqué mientras lees esto, en algún rincón desconocido del mundo, una vida  llega a su final, pero al mismo tiempo nace una nueva.

Bien, supongo que ya es hora de correr el telón.


Ahora, que apaguen las luces, que corran las cortinas, dejá que la luz del sol acaricie tu cuerpo marchito y exhausto, no luches, sólo déjate llevar, el tiempo y la realidad se aceleran hasta un punto donde nada puede existir, siénte con orgullo las lagrimas que corren por tus mejillas y escucha el latir de tu corazón por última vez.





1 comentario:

  1. "No quiero arruinarte el final, pero seamos honestos...ya sabes cual es."

    ResponderEliminar